El pez bruja, de aspecto desafiante, no tiene esqueleto interno. Su cuerpo está compuesto de una cuerda dorsal.