Qué pasa con las botellas de plástico después de que las utilizamos

La razón por la que este material es tan popular en la fabricación de toda clase de artículos gira en torno a que es fácil de moldear, no es muy denso y tiene un bajo costo de producción. El único problema es que no es un material biodegradable y puede representar un peligro para el medio ambiente, por lo que cualquier idea que se nos ocurra sobre cómo reciclarlas después de usarlas podría generar una gran diferencia en el medio ambiente, y al mismo tiempo abre un abanico de posibilidades frente a todas las formas de hacer esto posible.

Muchas empresas lo han pensado así. Agua Brisa, por ejemplo, tiene una iniciativa de envases ecológicos, para de esta forma dejarle una huella verde al planeta, tema del que seguramente hablaremos en una próxima oportunidad. Así mismo, también están quienes se comprometen con ideas que, en vez de dejar que las botellas que nosotros usamos todos los días terminen en la basura, terminan fabricando auténticas reliquias, como audífonos o camisetas o joyas. Claro, partiendo que en algún momento esos envases llegaron a ser inútiles después de usados. Aquí les dejamos 5 ejemplos:

1. Hazte una camiseta de fútbol

Hacer una camiseta no es cosa fácil, entre otras cosas porque requiere cierta maquinaria para confección y, en este caso, de otra más compleja que convierta el plástico en tela. De todas formas, llama la atención lo que ha hecho Nike, una de las marcas deportivas más importantes del mundo. Con solo 13 envases reciclados es posible obtener una de las camisetas con las que juegan las selecciones de fútbol de Brasil, Holanda o Portugal, hechas en un 96% con materiales reciclados y un 23% más livianas.

2. Unos audífonos a partir de botellas de plástico

Unos audífonos a partir de botellas de plástico

Una idea que se le ocurrió a Coca Cola, para lo cual creó una alianza con la marca de tecnología EOps y buscó la ayuda del diseñador británico Michael Young, obteniendo como resultado final unos audífonos algo minimalistas de color rojo o gris, con micrófono, control de volumen, y disponibles por ahora solo para iPod, iPhone y iPad.

3. Ecoalf 1.0, moda reciclable

Ecoalf 1.0 no es la versión beta de un proyecto, como su nombre parece indicar. Por el contrario, se trata de una marca española propiedad de Fun & Basics que existe desde 2007 gracias a materiales reciclables. Como explica Javier Goyeneche, su fundador, es una idea basada en innovación, sostenibilidad, calidad y precio, y con la cual es posible fabricar tejidos a partir de botellas y nylon para pescar. Según explica, "por cada 135 gramos de redes de pesca se consigue un metro de tejido Ecoalf, y con el reciclaje se ahorra un 20% de agua, un 50% de energía, y a la vez disminuye un 60% la polución". La empresa recicla hasta 300.000 botellas en un solo mes.

4. 111 botellas para fabricar una silla

Otra idea de la mano de Coca Cola, esta vez con la ayuda de Emeco, empresa norteamericana líder en la fabricación de muebles. En esta oportunidad, el resultado fue la 111 Navy Chair, presentada durante la Design Week Mexico de 2010, y que se basó en la Emeco Navy Chair, un modelo similar de la marca diseñado para la Marina de Estados Unidos hacia 1944.

La silla de Coca Cola está hecha hasta en un 60% por botellas y otros materiales como pigmento y fibra de vidrio para darle consistencia al material. Se estima que anualmente Coca Cola reutiliza cerca de 3 millones de botellas en su fabricación.

111 botellas para fabricar una silla

5. Plastic Gold, la joya de la corona

¿Cómo una botella de plástico se termina convirtiendo en orfebrería sahaurí? La idea fue de la diseñadora francesa Florie Salniot, que creó Plastic Gold, una colección de collares y brazaletes con la cual busca ayudar económica y culturalmente a la comunidad nómada del Sahara Occidental, que tradicionalmente cuenta con tradiciones artesanas pero que actualmente no tiene la materia prima ni los recursos para trabajarlas. Su objetivo también es fomentar el intercambio cultural y fomentar la identidad de esta comunidad.

El proceso de elaboración consiste básicamente en pintar las botellas, antes de cortarlas en tiras muy finas, para luego trabajarlas con un armazón que permite crear dibujos y encajes para llegar a las joyas como producto final.

Vean la galería de fotos de las joyas en este enlace.

Y bien, ¿ya sabes qué pasará con la próxima botella con la que te encuentres? Así como puede terminar en la basura, también podría ser parte de una colección de joyas o de camisetas. Si quieres aprovecharla pero no sabes cómo, lávala, sácale todo el aire y compáctala para que ocupe menos espacio. Luego guárdala en una bolsa hasta que tengas una cantidad considerable, antes de acercarte a un centro de reciclaje de tu ciudad, y ellos se encargarán de su tratamiento. Cuétanos qué harás tú.

Daniel Afanador Jiménez
Twitter: @Daniel_Afanador

Imagen con licencia de Creative Commons propiedad de nist6ss disponible en este enlace.